“La Izquierda Exquisita”, por TOM WOLFE (fragmentos escogidos)

baile metaleros con flow
Éstos no son negros de derechos civiles con trajes grises tres tallas más grandes…”
*
“Tiroteos, revoluciones, fotografías en Life de policías atrapando Panteras Negras como si fueran vietcongs…, de algún modo todo se confunde mentalmente con el asunto de lo bellos que son. Como el filo de un cuchillo“.
*
“Cuando hablamos de nuestros criados blancos, no sabemos si referirnos a los negros como negros, morenos o gente de color. Cuando hablamos con otros, bueno, con… personas cultivadas, decimos negros, por supuesto. Es una sola palabra, en general lo que implícitamente muestra la conciencia que uno tiene de la dignidad de la raza negra. Pero por alguna razón, cuando uno empieza a decir la palabra a los propios criados negros, vacila. No puedo lograr que la palabra salga de la garganta. ¿Por qué? ¡Contraculpabilidad! Un comprueba que está a punto pronunciar uno de esos términos hirientes que dividen a los cultivados de los que no lo son, a los refinados de los no refinados, a los hip de los vulgares. Tan pronto como la palabra ha sido pronunciada (uno lo sabe antes de que brote el primer sonido), tu criado te calificará como a uno de esos progresistas de limousine, o cualquier otro epíteto que usen, que se dedican a entregar su alma blanca al movimiento negro; pero ¿haría usted tanto por la clase blanca baja, por los domésticos del East Side, por ejemplo? Difícilmente, sahib. ¡Negadlo si quereís!, pero tales son los deliciosos pequeños calvarios de la Izquierda Exquisita. Y uno se decide por negro con la esperanza de que el gran dios Culturatus haya dejado a un lado el libro de registro por el momento”.
*
“La nostalgie de la boue -literalmente, nostalgia del fango, o idealización de las almas primitivas- pasa a ser importante siempre que entran en la alta sociedad rostros nuevos y gran cantidad de dinero nuevo. Los recién llegados han tenido siempre dos formas de atestiguar su superioridad sobre la odiada clase media. Pueden asumir los arreos de la aristocracia, tales como gran arquitectura, criados y elevado protocolo, y pueden entregarse a la emoción izquierdista de adoptar ciertos estilos de los grupos inferiores. Ambas posibilidades no son de ningún modo mutuamente excluyentes; en realidad, siempre han sido utilizadas en combinación”.
*
“Una de las normas es que la nostalgie de la boue -es decir, los estilos de los románticos primitivos, vitalistas y de bajos ingresos- está bien, y que clase media, sea negra o blanca, está mal. Por tanto la Izquierda Exquisita favorece invariablemente a los radicales que parecen primitivos, exóticos y románticos, tales como los recolectores de la uva, que no son solamente radicales y del pueblo, sino también latinos; los Panteras, con sus prendas de cuero, afros, gafas de sol y sus tiroteos; y los pieles rojas, que, por supuesto, han parecido siempre primitivos, exóticos y románticos. En apariencia, al menos estos tres grupos tenían algo más que los recomendaba: estaban acuartelados a cinco mil kilómetros del East Side de Manhattan en lugares como Delano (los recolectores de la uva), Oakland (los Panteras), y Arizona y Nuevo México (los indios). No era muy probable que resultaran demasiado pegajosos… digamos. Exóticos, Románticos, Remotos…”.
*
“En la era de la Izquierda Exquisita, por tanto, qué abismo entre la absoluta necesidad de criados y el hecho de que el criado es el símbolo absoluto de lo que los nuevos movimientos, negros o marrones, atacan. ¡Qué absolutamente urgente, por tanto, se hizo la búsqueda de la única salida: criados blancos!”.
*
“¡Sin deducción de impuestos! Eso pasó a formar parte de los estatutos de la Izquierda Exquisita”.
*
“– Es un hombre magnífico, pero ¿y si alguno de estos despreciables ignorantes se toma todo el asunto de quemar edificios en serio?”.
*
“…la terapia de grupo más la recaudación de fondos en casa de Leonard Bernstein, según se informaba ayer en este periódico -el New York Times-, constituyen el tipo de caridad elegante que degrada al que la da y al que la recibe. Podría perdonarse como una forma divertida de liberarse de culpa, disfrazada de conciencia social, sino fuese por el impacto que causa en aquellos ciudadanos, negros y blancos, que trabajan seriamente por la completa igualdad y la justicia social. Fue una burla para la memoria de Martin Luther King Jr., cuyo aniversario se celebró solemnemente ayer en toda la nación.
Colocar a los Panteras Negras sobre un pedestal de Park Avenue es crear una nueva caricatura del negro. Los dirigentes negros responsables no van a alegrarse de que la élite de alta sociedad cree un nuevo mito, el de que Pantera Negra es Bello.”
*
“Pronto veremos anuncios de Alquile-usted-un-Pantera.”
 *
“…prueba del fantástico masoquismo del liberal blanco que invita al Pantera para ir a devorarle en su lujoso cubil.”
*
“El Izquierdismo Exquisito, a fin de cuentas, es sólo de izquierdas en el estilo; en el fondo forma parte de la buena sociedad y de sus tradiciones.”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s