WERNER HERZOG y la selva (II)*

Fitzcarraldo Herzog

En la selva se encendían con un color dorado grandes franjas del río, y en el cielo se sucedían todas las mitologías del fin del mundo. En algunos lugares caía la lluvia y surgían arcoíris dobles, el cielo llameaba en toda su extensión, y en las nubes se libraban batallas en las que los rayos caían a tierra como espadas. El borde de los cúmulos más lejanos ardía como un mineral colérico e hirviente, rodeado de elevadas montañas negras, sobre las que, a su vez, brillaban sangrientas montañas negras de nubes rojas. Tormentosas, resplandecientes, antedilivianas, unas señales luminosas brillaban sobre la selva, arrastrando consigo estelas de oscuridad y lluvia amarillo-anaranjada. Todo se transformaba en un éxtasis cada vez mayor, el horizonte se iluminaba con la locura pulsátil de la belleza. La noche inminente lo ha derruido todo. La última resistencia contra la oscuridad ha sido espantosa y sangrienta y escalofriante, en la más profunda lejanía las montañas de nubes se han deformado convulsas. El último sol hurgaba en torres de nubes heridas y sangrantes. Luego todo se ha extinguido velozmente. Los relámpagos brillaban sin pausa en la oscuridad. Yo apenas respiraba, sabiendo que tal vez ningún hombre había visto jamás algo parecido.

 

Fragmento de Conquista de lo inútil; diario de Herzog sobre el rodaje de Fitzcarraldo.

.

*En este link, la parte I, con la cual Herzog abre su diario:

https://hombreaproximativo.wordpress.com/2017/03/08/werner-herzog-y-la-selva/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s