“Moshé”, por JULIÁN HERBERT

mosh scorpio dagger

Bienaventurados los de borracho corazón,
los que incendiaron su pellejo una noche de
carrera por el bosque y vomitaban
en sus propios tobillos retozando entre brasas.

Bienaventurados los atronadores
tristes de carne abierta y ropas sucias,
novios embusteros de la vieja orquídea,
traidores imberbes inventores de nostalgia.

Bienaventurados sean, amigos,
tigres, palomas,
santos y amados sean sus cráneos,
sus genitales,
sus lenguas brillantes de saliva.
Ya no hijos de Dios
sino trocitos de Dios sean llamados,
desde el día de hoy y hasta el día
en que abandonen el horror y la ternura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s