“Abrigo”, por ALEŠ ŠTEGER

perro tonto en el infierno

¿Te acuerdas del archivista que se suicidó
por una hoja traspapelada?
¿De tres bibliotecarias que jamás volvieron del depósito?
¿Del estudiante de historia que mordió el cuello del
profesor en el examen
por no poder recordar el precio de la sopa de papas en
mayo de 1889?
¿Del loro que gritaba sin cesar
“Stalingrado, revolución
sexual, independencia”?

Sin embargo, está la otra memoria donde no guardas
nada.
El abrigo que nadie fabricó, que nadie puede poseer.
Pero puedes pedirlo prestado para sentir calor y poder
soñar.
Ser huésped en tu propia casa. El arrendatario de la
segunda persona del singular.
Con la primera memoria intentas acordarte de todo en
vano.
En la otra, que te está llamando de la nada, piensas pocas
veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s