Fragmento de “Hoteles del silencio”, por JAVIER VÁSCONEZ

corazon-neon-grande

Sin embargo, se supone que en alguna parte se conserva cierto indicio de esa memoria del dolor. De ese miedo que socava el interior de la conciencia. Ha sido como abrir los ojos en la habitación de uno de los hoteles que vigilan en silencio desde cualquier punto de la ciudad. Ha sido como tener durante meses la conciencia paralizada por el miedo, aislados en esos cuartos donde el reflejo de los letreros luminosos teñía de rojo el paso de los transeúntes en mitad de la noche. Ha sido como volver a recordar en qué ciudad vivía, ya que soñaba mucho y me esforzaba por saber de dónde provenían esos sueños. Y entonces me sorprendí formulando una pregunta insensata, carente de un destinatario concreto: ¿es en esos hoteles del silencio, dispuestos por la ciudad como cajas de resonancia, donde a veces se oye el llanto de los niños al amanecer?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s