WILLIAM S. BURROUGHS contra TRUMAN CAPOTE

 

monstruo peludo furioso saca dedo

Mi querido señor Truman Capote,

Ésta no es la carta usual de un fan, a menos que se refiera a los ventiladores de techo de Panamá. Más bien, refirámonos a ella como a la carta “de un lector” –las estadísticas vitales no están en mayúsculas- una selección de las notas al margen en el material enviado, como toda “escritura” que se envía a este departamento. He seguido su carrera literaria desde el principio, la realización, en nombre del departamento que represento, de una serie de investigaciones tan exhaustivas como las investigaciones recientes en Sunflower State. Su reciente aparición ante el comité del senado, ocasión en la que usted habló en favor de continuar con la actual política de sacar confesiones a un acusado, negándole a éste el derecho de consultar, antes de declarar, a un cónsul al hacer una declaración también me llamó la atención.

Tengo como objetivo leer toda su obra publicada. El inicio de su obra fue, en algunos puntos, promisorio; me refiero sobre todo a los cuentos cortos. Les concedió un área de desarrollo psíquico. Por un momento pareció como si fuera a hacer un muy buen uso de esa concesión. Sin embargo, eligió usted vender un talento que no le corresponde vender. Ha escrito un ilegible y aburrido libro que podía haber escrito cualquier empleado del New Yorker (un periódico encubiertamente reaccionario dedicado a intereses creados del capitalismo americano). Se ha puesto al servicio de los intereses de quienes están convirtiendo América en un estado policial por el simple mecanismo de fomentar, de forma deliberada, las condiciones que incrementan la criminalidad y que luego exigen la fuerza policial y la retención de la pena capital para hacer frente a la situación que ellos mismos han creado. Ha traicionado y ha vendido usted el talento que le fue concedido por este departamento. Ese talento se le ha retirado oficialmente.

Disfrute de su sucio dinero. Nunca volverá a tener nada más. Nunca más volverá a escribir una frase que supere el nivel de A sangre fría. Como escritor está acabado. ¿Me comprende? ¿Sabe quién soy yo? Usted me conoce, Truman. Me ha conocido durante mucho tiempo. Y ésta es mi última visita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s