Fragmento de “Tristessa”, por JACK KEROUAC

gaviota mata pajarito.gif

De vez en cuando la paloma se yergue y aletea para desentumecerse, en lugar de surcar esos aires viciados prefiere quedarse en este rincón dorado del Mundo a la espera de la pureza perfecta de la muerte, la paloma en la tumba es una canto a la penumbra -el cuervo en la tumba carece de luz blanca para iluminar los mundos y atravesar de arriba a abajo las diez caras excelsas de la Eternidad. Pobre paloma, pobres ojos -su pecho de blanca nieve, su leche, su lluvia de aflicción cae sobre mí, su mirada serena y amable se precipita en la mía desde rosáceas alturas, desde su ubicación en la última balda, como un arcabuz disparado al Cielo Abierto del Mundo Mental. -Ángel rosa áureo de mis días, no puedo tocarla, no osaría subirme a la silla y atraparla en el rincón y dedicarle una sonrisilla aviesa entre dientes para intentar impresionarla con mi corazón manchado de sangre -su sangre.

Anuncios

Una respuesta a “Fragmento de “Tristessa”, por JACK KEROUAC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s