“Érase un animal”, por NÉSTOR PERLONGHER

tumblr_n7na9k7s4V1sjb4o2o1_400.gif

Érase un animal sangrante y dulce,
de rostros numerosos,
de cuyas heridas manaba la música y el sudor
sangraba en sus deslices.
Era como una especie de extinción
muriente y mansa
pero en cuyas cabriolas advirtiérase a veces un retozo
-quizás una nostalgia-
de su gallardo apresto.
Érase un animal huyente y fósil, pero sus felonías
delataban el mismo sentido de los pétalos
con cuyas encías hendía, apelotonada, la angustia
ensartada, cual un invasor joven
-en sus destellos latía insumiso un perdido pavor-.
Cuántos adverbios y adjetivos atrapara su estela,
la envolvente.
Mala vida la suya.
Mal sosiego su terquedad
en una desventurada abertura.
Oh instrumentos de viento donde se agitan los pezones
aullados, ululados a la luz de una música china,
galpones desfondados donde no halló resuello la virtud,
estambres desprolijos.
Érase y érase: galanes rubios
arrastraron como estandarte su fulgor
pisándole los flecos.
Érase un animal atado y turbio,
de fervientes desdichas,
alimentado por el polvillo de los rubíes
y el sonido de las colinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s