“Oración por la salud síquica de un sujeto desagradable”, por JUAN JOSÉ RODINÁS

giphy (5).gif

En el pueblo donde se degüella a los conejos negros (intelectuales llenos de mapas con tornillos y personitas sucias), una cabeza roja escribe una cabeza negra sobre mi mente con este mensaje dentro: muy bien, gran manoseador de los objetos fríos, entrañable persona, vendedor de seguros y estúpido profesional. La muchacha, autora intelectual de ese mensaje obsceno, brinca en su esfera de plástico a campo traviesa por el universo y saluda a los chicos que no tienen dinero en los bolsillos. Una cabeza rellena de algodón es un tesoro para la humanidad- me explica telepáticamente un niño muerto que repite: ¡Señor Algodón, Señor Algodón, Mr. Cotton, muy bien! Una lámpara en la estación del Metro ilumina a un conejo triturado bajo las rieles y eso que estoy llevándome en un trapo de nieve hacia tus lejanías es una lámpara en la estación del Metro que ilumina el paisaje que estoy llevándome. Oh, sí, Mr. Cotton, conejo idiota, cuélgate de una vez. Es mi corazón envuelto en un periódico llamado Payasito Cucharita denuncia que un conejo bobazo ha muerto en el infinito de una estación de tren. Pobre conejo retrasado. Pobre conejo iluminado. Es mi corazón envuelto en un periódico llamado realidad dice un exoesqueleto, mientras abrimos caminos en la nieve con una cuchara gigantesca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s