“Gracias a la erección conduje con cuidado”: tres poemas de VÍCTOR PÉREZ

giphy (7).gif

Nunca me presentó a nadie y odiábamos el mundo
Luego se acabaron las amistades
Las antologías
Se jodió todo
Tiros a bocajarro
Rostros y huevos por los aires
Viajes en el tiempo
Mamadas imposibles
Sólo quería liarse con una asiática preciosa que le odiara
Algo diferente
Alimentaba sin detenerse esa posibilidad
Así empezó todo
Conducir con las rodillas no dejaba de ser un mensaje
No podía leer mucho porque enseguida se flipaba
Trasladaba sus obsesiones por España con cierto horror
Nos hicimos daño cuánto pudimos y más
No nos equivocábamos
Y eso fue lo mejor de nosotros
A mí el cuerpo siempre me pedía salmos tutelares y furibundos
Dos memorias necesité para borrarle el valor
Pero una secreta intensidad jalonaba lo más terrible:
Yo era una máquina del vodka sin hielo
Justo cuando la novia centelleó me escribía el último poema en la lata de la perra
Miré a la muchacha
Miré a la perra
Miré la pólvora
Lo miré a él
Miré a mi madre
Guardé la katana
Leí el poema
Miré la ciudad
Metí a los conciudadanos y a mi futuro padrastro en la furgoneta
Gracias a la erección conduje con cuidado.

giphy (7)

Hola me llamo Cooper
Soy la niña infernal
Soy la novia de Tarantino
Tengo 13 años y ya peso media tonelada
Cumplidor como un río es el hielo de mi pensamiento en guiones frenéticos
Sólo tengo media lengua
No me puedo detener
Soy la niña olvidada que seduce a vuestras hijas flexibles
Harta de vino escribo poemas abstractos a las solteras
Llevo a los moribundos a pasear por la playa
Todos los días como en el museo
Regalo jilgueros coreanos a los viudos
Soy una alternativa barata al rock y al cine
Ahora estoy en el Oeste
renovándome
Quentin me dijo: debes dar más amor y yo me convertí en un valle errante, en un bambú sangriento en el distrito de las artes y un buen día empecé a rebañar las orejas de la peña en la llanura.

giphy (7)

Hay una joven en mi familia
que escribe poemas
inexorables
Yo pagué su bautizo
y hoy quiero
que haya 6 dedos de espuma por
el suelo de los salones
en su honor
En uno de los poemas Lou
Reed recibe un balazo en
Lima
en una rodilla por pura
nostalgia
y unos punkis como ángeles
secos
caminan con el motor de mi
coche en brazos
hacia la eternidad
Después de releerlo me acabo la
tercera botella de vino
y me echo la siesta cerca de la
autopista
porque me adormece el ruido de
los coches
Cuando me levanto me asomo
a la carretera
para tener dulces pensamientos
angostos
y es entonces cuando regresa
el sonido
de su poema
para sostenerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s