“Disidencia y drogas”, por ANTONIO ESCOHOTADO

574763_490777910935915_826418683_n

El disidente toxicológico parece anclado a una insatisfacción ante el tipo de existencia propuesto como realidad y como salud, bifurcada en dos líneas básicas: unos pretenden huir de la existencia a pesar de ser considerada real y otros pretenden huir de ella por considerarla irreal, de manera que si los primeros utilizan drogas ilícitas para escapar hacia una irrealidad, los segundos las usan para retornar a la realidad propiamente dicha.

Los primeros son el sector más visible y reducido en número y han introyectado los principios de la cruzada y tan periódica como infructuosamente acuden a servicios de rehabilitación. Los segundos, menos espectaculares y mucho más numerosos, encarnan la disidencia en sentido estricto: consumen drogas moderada o inmoderadamente, pero no se identifican con el universo de los símbolos propuestos por la cruzada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s