Fragmentos de “Alces, Rejkyavik”, por DANIEL BENCOMO

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR B

Tan lejos el amanecer, de quién, de cómo,

abriéndose en secuencia de miradas,

seleccione Usted una escafandra:

el alba nunca para

salvo en tromba de hastío, que no llegue su fin,

plátanos fritos en Manila

un mar de aceite hirviendo

en picada una garza en el cardumen de los hechos

como de un dios fino cetáceo

como secuelas

come las hornadas de los ritos:

circo de tres pistas el amanecer, loop de una ruleta rusa

plátanos calientes en managua

cuándo y cómo hiere la mañana:

con cianuro tus cartílagos de arcilla

dentro el pecho un mol de clowns furia rajada

transminados los amantes

con código de barras leído y por leerse,

mucho carmesí, pura vibración de adrenalina,

lejos el amanecer, piedras en el agua de tu antes, la realidad

-¿en serio?- es una orca pintándose de cebra,

cerca

el

amanecer.

***

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR C

Ayuno café soledad

en la explanada gástrica. La espera un algoritmo inútil.

Las tuberías el vértigo de las carpas. ¿Cuándo llega el circo?

Al animal en las entrañas le urge cautiverio.

Crees que porta un látigo la mente

pero escucha: el pensar más rotundo es otra fiera

a veces su gemela como el sueño es el gemelo

de teteras chinas rotas

de los ahora fetiche por vía de taxidermia,

esa maestra de las cortes del día: traigan aquí a los bufones.

***

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR A

Ausencia de un rostro definido por ejemplo un magrebí

quién dijo que no podría ser banjo pez de agua abisal

(brillan sus ojos) que si acaso por vid de momificación o

de criogenia nada tiene un parapeto lo Real es una fuga

siempre fuga con grilletes (brillan los ojos y los dientes de

sable) no mencionen abducción por ejemplo un jeroglífico

jamás lisérgico o una caja de Pandora con efecto doppler soy

un escalador de azoteas soy un músico de sinfonías en hielo

cocktail para mudos ojo de gato: apriétame el gatillo

sólo quedan al clarear unos charcos, reflejan nubes

***

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR D

Años ya de renta, quién hace bien raíz en mi cerebro. Armo

un destierro,

busco un hit eléctrico para el ascenso espiritual.

Voy a subir por el sifón de la ballena. Voy a ser Jonás

hecho de agua.

Seré en el mar de Dios: esternón espumoso

como cerveza casera,

la malta de las olas y un pez abisal, que abre las fauces

de dientecillos de sable,

y en un carmín de cloroformo sube. O es el Ser* una pintura

de Hockney,

ahí toman el té

agorafóbicos y ángeles.

* El inquilino del D utiliza de manera indistinta los términos Dios y el Ser. No le interesan las lecturas “postmodernas”, de pensadores que indican que el Ser no existe más o nunca existió como sustrato o sustento metafísico estable.

***

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR F

Inventario del desalojo:

un televisor descompuesto

un radio con noticias de una zona de guerra

con óxido cuchillos voladores, dos piezas,

en un muro un disfraz de arena movediza

el disfraz de hoyo negro de la luz

el corsé del deseo como conciencia

un afiche de Leng Tch’e como nostalgia

(Tránsito por brumas, páramos de interferencia,

como huellas de un lobo o de manada:

¿cohabitamos? Qué es lo que se usurpa, si toda habitación

es mero tránsito;

puedes calibrar el ojo, no el caleidoscopio.

El hombre del C, de tanto en tanto, sale a fumar un cigarrillo

con el hombre del D.

En la escalera compartida, con el humo descienden

los cráneos al asfalto. No recordarán mucho: tal día, a tales

horas, una imagen de sí como barras de color. Pero es también

espejismo. Cosas tomadas por la cámara móvil: aceite de oliva

en la alacena, aceite de cetáceo en el otro corazón. Hay un

rosario en el apartamento D, una litografía de El Greco.

Escapularios con óxido en el C, un botiquín con Naproxeno,

Neomelubrina, Clonazepan. Discos de Coltrane.

El inquilino espera la llegada del circo.

Piensa que las bestias enjauladas, en supuesta libertad

cuando entrarán a escena, algo podrían esclarecerle.

Le gusta deformarlas en su mente: dificultad para dormir.

Cohabitamos el ruido, el filo de los altoparlantes, un esguince.

Nómadas que no se dejan alcanzar, ponle nombre a la tribu.

***

1891442_10153316405435348_4614567663131834984_o

INTERIOR E

Liebres y galletas chinas,

plagas en la Australia del pensar. Esto es Rejkyavik, ¿dijimos?

Raya en el suelo tus amnesias: rayuela sin lactosa.

El tránsito de luces congela unas palabras. Pasan

las amígdalas

bien amarradas. -Abre tu suerte, muerde la harina

predilecta:

la noche es amplio mar en tu escafandra

el viento es la señal de que respira el cielo, cielo primo,

interferido

por la ausencia

de rumbos.

– Me gradué de terapia en los trapecios. Olvidé ser humano

en la caída.

– Olvidé tu conciencia en la caída

– La tiré en otros feudos hiperventilados.

Liebres cazadas liebres con rifles liebres

bajo el mar, lamas en el ancla de la Vida

– qué término tan adictivo, ¿alguien ya logró sintetizarlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s