Breve selección poética de CHARLES SIMIC

1045238_478736422214767_542872157_n

Las cosas no eran tan negras como algunos las pintaban. Había un bello niño vestido de negro y jugaba con dos manzanas negras. O era una chica. Fuera lo que fuera, tenía unos pequeños dientes blancos. El paisaje al que daba su ventaba había sido oscurecido con un brochazo de pintura pesado y tosco. Todo era muy teológico, salvo cuando el niño sacó su lengua roja.

 

 

 

LA SOLEDAD EN LOS HOTELES 

A los que vas para esconderte de todo el mundo
en una ciudad a la que la gente va por otras razones,
en una habitación con un cartel de No Molestar
colgado de la puerta día y noche
mientras te sientas en ropa interior
mirando fijamente la pantalla apagada del televisor durante horas

esperando a que pase la medianoche para escurrirte
tras el mostrador de recepción y visitar
algún turbio antro del vecindario
donde tomar una cerveza o dos y comer algo
y después un paseo por las calles oscuras y desiertas
sin prisa ni dirección alguna

antes de regresar a la cama al amanecer
para tumbarte despierto a escuchar la lluvia
mientras las hojas del otro lado de la ventana
adquieren el color del fuego, ese fuego que leíste
que comenzó un muchacho en la iglesia
para impresionar a su pálida y silenciosa novia.

 

 

 

LO QUE LAS GITANAS REVELARON A MI ABUELA CUANDO AÚN ERA JOVEN 

La guerra, la enfermedad y el hambre te harán su nieta favorita.
Serás como el ciego que ve una película muda.
Picarás cebolla y trozos de corazón en la misma sartén caliente.
Tus hijos dormirán en una maleta atada con sogas.
Tu esposo te besará cada noche los pechos como si fueran dos lápidas.

Ya vuelan los cuervos por ti y por tu gente.
Tu hijo mayor yacerá con moscas en los labios sin sonreír ni alzar la mano.
Envidiarás a cada hormiga que conozcas en la vida y a cada maleza al lado del camino.
Tu cuerpo y tu alma se sentarán en postes separados mascando el mismo chicle.

“Bella muchacha, ¿estás a la venta?”, dirá el diablo.
El sepulturero comprará un juguete a tu nieto.
Tu mente será un nido de avispas aun en tu lecho mortuorio.
Le rezarás a Dios pero Él colgará un letrero que diga “Favor de no molestar”.
No preguntes más: es todo lo que sabemos.

 

 

 

YO Y MI INSOMNIO

Yo no habría sido el mismo hombre si hubiese podido dormir bien a lo largo de mi vida.

Todo empezó cuando tenía doce años. Me enamoré. Me tendía en la oscuridad tratando de imaginar que había bajo su negra falda. Creía que su nombre era María, pero en realidad era Insomnia.

Con una vida llena de problemas, Insomnia siempre me ayudo a enfrentar mi temor a la oscuridad.

Éramos jóvenes amantes. No le ocultaba nada. Nuestros silencios eran tan elocuentes como el habla.

La mayoría del tiempo me resistía a las ganas de moverme y de voltear. No pestañeaba. Trataba de no tragar saliva. Ni siquiera movía la lengua.

Mi mente era como Ulises. emprendíamos largos viajes marítimos. Con frecuencia nos encontrábamos en los mares del sur y en China. Sentíamos miedo en Londres y en el San Petersburgo decimónicos.

Sin embargo, la mayoría de las veces estábamos en calma. Igual que el cuervo de Noé practicábamos el reconocimiento de nuestra galaxia. Acróbatas del abismo, nos enfrentábamos a lo inefable.

Sostuvimos múltiples conversaciones con antiguos filósofos, místicos y prisioneros en campos de concentración.

“Estoy despierto porque no quiero que mi futuro me sorprenda”, dijo uno de ellos.

“Sólo quien se mantiene despierto es libre”, dijo otro.

El horror a la conciencia, la película favorita de todo el mundo.

A menudo me sentía como el alumno condenado a escribir el mismo par de lecciones en el pizarrón.

Mis zapatos, con sus rotas agujetas llenas de nudos, permanecían en un rincón.

El tiempo se desvanecía. Ebria con su bebida favorita de melancolía, la eternidad me echaba su aliento en la cara.

Mis pulgas tampoco dormían.

Ocasionalmente, subía por mi propia escalera privada hasta el rincón más oscuro del cielo. Era como un club nocturno vacío con un trágico menú colocado en cada mesa.

¡Oh, alma que nadie espera en ninguna parte!

Con frecuencia el niño que fui venía a visitarme. Quería mostrarme cosas en un teatro de cortinas rojas carcomidas por ratones. Yo aceptaba con renuencia ya que, obviamente, él no existía. Podría haberme hecho caminar hacia atrás en la cuerda floja con los ojos vendados.

Un domingo, en el bosque, nos topamos con una pareja que yacía en el suelo. Nosotros íbamos tomados de la mano, temerosos de extraviarnos, cuando vimos lo que tomamos por un claro nevado. En un punto muy poco visitado, nos encontramos con la pareja abrazada: ambos se estrechaban desnudos, sobre el helado suelo… El bosque tenía un tenue tono púrpura… un pájaro trinaba pero guardó silencio cuando nos alejábamos.

Siempre creía lo peor a las 3 a.m. Me acostaba y me quedaba rígido, contando mis latidos hasta llegar a más de mil.

Fingía creer en el futuro, pero aún así, tenía ataques de dudas. Incluso cuando dormía profundamente soñaba que estaba despierto.

Mi conciencia sabía lo que hacía. Me tenía bajo una continua y estricta vigilancia. Yo tenía una teoría: Dios no tiene miedo al demonio, sino a los insomnes.

Mi amada leía novelas victorianas durante la noche mientras yo leía libros de historia y novelas de misterio. El ruido que hacíamos al cambiar las páginas hacía que temblaran los ratones en las paredes. El ángel de la muerte se ponía sus gruesos lentes para atisbar por encima de nuestros hombros.

¡Tantos jueces y tan poca justicia en el mundo! Durante el quinto año se me ocurrió que el asesinato es una forma de arte popular. Siguen perfeccionándola sin que jamás les satisfagan los resultados.

“¡Larga vida a la hermandad de los insomnes!”, grité, mientras la horca me apretaba el cuello, pero todo lo que los demás escucharon fue el rechinido de los viejos resortes de mi cama.

Y entonces, justo cuando clareaba el día, sonreía al sentir que mi amada se apartaba de mi lado.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Breve selección poética de CHARLES SIMIC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s