“El síndrome Rimbaud”, por MAURIZIO MEDO

 

1_rimbaud-3d

 

Quise sentar a la belleza en mis rodillas,

con los pies clavados en una inhóspita Abisinia.

Ella díjome: ¿Y con ese gramaje tan liviano

es que pretendes, de pronto, así, domesticarme?

¿Con ese enjuto rostro y el cuerpo bizco

crees ser capaz de cortejar?

Pato feo -me escupió. Ahora quiero escribir, pero…

me sale espuma, me sale espuma

por todos los orificios deste cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s