“La palangana”, por OSVALDO LAMBORGHINI

10945040_10204781633918750_1988357526813457094_o

Cualquier dibujo de chico
-si se lo mira bien-
revela la influencia del padre, o de
la calidad de padre del adulto
que ha fluido hacia el dibujo
a través de la mano del chico.

Si se lo mira bien
bien mirado.

Será posible descubrir
cierta seguridad de algunos trazos
tal vez mínimos
una línea sin temblor durante el período de un angustioso centímentro
sin ninguna clase de temblor, firme
edicto
perfecto
nadie encontrará ahí una gota de desesperación
ni siquiera el maníaco de sed de desesperación
que mira el dibujo con labios partidos.

Los dibujos de los chicos horrorizan en
el sector donde el padre ha fluido

en el centímetro ese
ahí está la vagina silenciosa de la madre
camafeo sorprendido de reojo
en la edad anterior al fluir que fluye
porque a esa edad lo único que se hace o Lo Hacen
es introyectar los fluyidos
y ese centímetro recto-firme supone una agonía
Y
Sobrepasada
Toda la trampa que vendrá

entonces
el desgarramiento, lo que restituye-
anula las tenazas fluyentes empieza el
desgarramiento pero si no se lo detiene
se convierte
o revierte
o convierte
en Aniquilación Total y
¿qué se aniquila?
-Se postra-
(dice con voz ahogada)
no sea no sea
toda posibilidad de vivir aunque
más no sea
fragmentariamente

se concibe amor hacia ciertos fragmentos
se ama a fragmentos
se fragmenta la plenitud
para poder vivir algo
la locura es eficaz si permanece atada

desatado uno pero Perro
con su locura atada para
poder restituirse en un momento
ese momento
cuando todos los fragmentos vuelven
a su centro original

estoy en mi centro pero descentrado Perro
descentrado El Perro que debió
habría debido permanecer atado su furia
resultaría demasiado grande
devoradora.

Atado
atado
la experiencia de gorjear el conocimiento en medio de fluyidos
el do de preso
la realidad camafeo
entrevisto de reojo

PARA
contar algo porque
-y Los Otros lo saben-
debe cortarse el fluir de la manía explicativa
de quien no está en condiciones de explicar nada
CONTAR se podría
cómo se les crea a los alcohólicos
en reflejo de rechazo hacia el prístino
argénteo alcohol
como una concepción del mundo prístina argéntea:
SE TOMA al alcohólico
se lo hace
beber un litro de vino
SE le aplica una inyección vomitiva
SE contrae el estómago del alcohólico en forma espantosa
ÉL
larga chorro tras chorro por su boca
mira con sus ojos desde el borde al borde de la palangana
ahí sí
ahí sí
que debe escupir hacia afuera todos los fluyidos
todo lo que fluyó hacia él atenazándolo
Atado Atado
todos sus intentos frustrados de fluir a su vez
LLENARÁ
palanganas
enteras enternas de fluyidos
dibujos de su mano que lleva al padre de la mano y
bilis

se entremezclan
el vino la bilis
los fluyidos
los intentos de flui
rla vez de cada uno en el momento
que tiene su vez
la vez que creyó que no estaba atado
trató de desatarse
ahorcado en su cadena
no fluyó
poseídos por fluyidos no pudo fluir
y el espasmódico abanico de no poder fluir
también introyectaba fluyidos. Introyectó,
mamó todas sus introyecciones
hasta la última gota prístina argéntea
palabra de parálisis introyectada
de vino de bilis de fluyidos,

marmórea.

CORTAR
cortar el cuento. No contar. Cualquier
dibujo de chico cualquier dibujo
si se lo mira bien
hasta el momento de escupirlo afuera
con una contracción de estómago espasmo y horror,
revela
la cara del que nunca pudo fluir con fluicción
fluir fluir fluir como una vena
yugular cercenada
hacia afuiera de la cárcel de los fluyidos.

Introyectado. Atado
atado. Introyectado, atado.
Atado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s